Pedro Castillo es proclamado ganador de las elecciones presidenciales 2021

Después de cuarenta y tres días de la segunda vuelta, el docente Pedro Castillo fue proclamado como próximo presidente de la República por el titular del Jurado Nacional de Elecciones (JNE)

CTA20.Jul,21 | Font: BBC

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Tras un agónico recuento de los votos de la segunda vuelta electoral celebrada el 6 de junio y después de semanas de impugnaciones y de batalla legal, el Jurado Nacional de Elecciones declaró ganador este lunes al candidato izquierdista de Perú Libre, Pedro Castillo.


Castillo logró imponerse a la derechista Keiko Fujimori, de Fuerza Popular, que aspiraba por tercera vez a la presidencia del país y cuyos reclamos dilataron el nombramiento de un vencedor.


El anuncio llega a pocos días de su toma de posesión y de que el nuevo presidente de Perú para el período 2021-2026 asuma sus funciones el 28 de julio.


Si bien el ajustado conteo de votos llegó al 100% el martes 15 de junio, hace más de un mes, las autoridades electorales peruanas no habían podido aún proclamar un ganador.


Quedaban por resolver los pedidos de nulidad de actas de votación presentados sobre todo por Fuerza Popular, el partido de Fujimori.

Un estrecho margen

De acuerdo con el recuento de la Oficina Nacional de Procesos Electorales de las 86.488 actas electorales, Castillo obtuvo el 50.125% de los votos, mientras que Fujimori logró el 49.875%.

El proceso electoral, que inició el 11 de abril con la primera vuelta, ha sido uno de los más polarizados de Perú en los últimos años en medio de una pandemia que tiene al país como uno de los más afectados en todo el mundo.


Castillo tiene ante sí grandes desafíos, en particular la reconducción de la economía de la nación y ponerle fin a la crisis política y social.


En un esfuerzo por calmar la preocupación del sector financiero, el ahora presidente electo anunció, luego de la segunda vuelta, que su equipo no ha considerado “estatizaciones, expropiaciones, confiscaciones de ahorros, controles de cambios, controles de precios ni prohibición de importaciones”.


Este 28 de julio, además de la toma de posesión de Castillo, Perú celebrará 200 años de independencia.

Quién es Pedro Castillo, el presidente electo de Perú?

Pedro Castillo, de 51 años, es el presidente electo de Perú tras unos ajustados resultados.


El candidato de Perú Libre, un partido que se define como de ideología marxista, se impuso en estas elecciones cuando Perú atraviesa una profunda crisis sanitaria y económica.


El voto en favor de Castillo, un maestro de escuela sin historial de cargos públicos, es considerado por muchos analistas como un voto de castigo a la clase política peruana.


Castillo propone varios cambios estructurales en Perú, pero entre las propuestas que han generado más debate está el cambio del modelo económico hacia lo que él y su partido definen como economía popular con mercados en contraposición al modelo de libre mercado que ha seguido Perú en las últimas 3 décadas.

Cuáles son sus propuestas?

“Palabra de maestro”, suele decir Castillo para cerrar sus argumentos.

El izquierdista hizo de su profesión uno de los ejes de su campaña y del lápiz, su símbolo. El maestro, sobre todo en las zonas rurales de Perú, goza de un prestigio y autoridad que supo aprovechar

Otro aspecto que lo distingue y que ha explotado es su origen: la región de Cajamarca, en la sierra norte de Perú.

Es una de las zonas más pobres del país, pese a sus ricos yacimientos minerales, y eso le colocó en un buen lugar para argumentar uno de sus lemas de campaña: “No más pobres en un país rico”.

Por ello anunció plantar cara a las grandes mineras trasnacionales que explotan los suelos peruanos y en campaña dijo que no reactivará los importantes proyectos mineros de Tía María y Conga por cuestiones de medio ambiente y salud.

Castillo también destaca su pasado como rondero, es decir, miembro de las rondas campesinas, que son unas organizaciones comunales de defensa.

Además del sombrero y el caballo, tanto su oficio como su origen le han permitido situarse del lado de los más necesitados y olvidados, especialmente en la pandemia, que ha sido muy destructiva en Perú, el país con mayor tasa de mortalidad per cápita.

Y por ello tiene su base de apoyo en las zonas rurales, a las que se ha dirigido y que esta vez, aunque por un estrecho margen, han impuesto a su candidato frente a la de Lima.

El sur fue su principal fuente de apoyo frente a Lima y la costa norte, más abierta a los mercados y a Fujimori.

De acuerdo con Carlos Meléndez, académico de la Universidad Diego Portales e investigador peruano, la base principal de apoyo de Castillo está justamente allí, en el pueblo rural y del interior del país.

“Lima y la costa norte son pro establishment y votan por Keiko Fujimori. Y el resto del país, el mundo andino, vota por Castillo”, resumió antes de la elección del 6 de junio.

Durante la campaña de la segunda vuelta trató especialmente de desmarcarse de la extrema izquierda que define a Cerrón, pero aún así su propuesta de “economía popular con mercados” despierta temores en el sector empresarial del país y del exterior.

Habló de nacionalizar “el oro, la plata, el uranio, el cobre y el litio” y otros sectores estratégicos, pero luego se desdijo.

G. D. OLMO| Explotación minera de Gold fish, junto a Hualgayoc, entre Cajamarca y Tacabamba

Propone que “los monopolios y oligopolios estén más regulados” y defiende una mayor presencia del Estado en la economía, lo que rompería con el modelo económico del país mantenido por los diferentes presidentes en las últimas décadas.

Aunque no está en contra de la actividad privada, dice que siempre debe traducirse en “beneficio de la mayoría de los peruanos”.

Castillo también ha planteado aumentar fuertemente el presupuesto para la agricultura y la educación, ha criticado el actual sistema privado de Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) -proponiendo el fortalecimiento del Sistema Nacional de Pensiones- y ha dicho que se deben reformular los tratados internacionales de Perú para dejar de ser un “país sometido” a Estados Unidos.

Además, Castillo ha propuesto “desactivar” el Tribunal Constitucional del país y dotarlo de nuevos representantes elegidos por la ciudadanía.

“Esto es muy importante pues está planteando un mecanismo de democracia directa para desbancar el equilibrio de poderes y órganos de control”, explicó Carlos Meléndez, académico de la Universidad Diego Portales e investigador peruano.

También habla de una Asamblea Constituyente para redactar una nueva Constitución, tarea compleja sin la mayoría en el Congreso, y acabar así con la Carta Magna de 1993 que impulsó Alberto Fujimori, el padre de quien fue ahora su rival.

Las dificultades que asoman en el horizonte de Castillo y la expectativa de que sea un reformista de izquierda ponen de nuevo a Perú en el centro de la escena política regional.

More Top Stories