SUPERLIGA: Golpe de Estado al Futbol que fue frustrado por las protestas y un desaire francés

Fue un proyecto que había estado en desarrollo durante tres años. Pero un desastre de relaciones públicas y una reacción violenta se convirtió en un fracaso.

CTA24.Abr,21 | Font: Bloomberg

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
  • El plan era persuadir a los mejores clubes de fútbol de  Europa para que se separen y revolucionen el deporte más popular del mundo.

  • La Superliga envió al francés Paris Saint-Germain, con los otros equipos, documentos de campo  que detallaban cuán lucrativa podría ser la nueva competencia.

  • Los que estaban detrás de la superliga temían que el presidente del PSG, Nasser Al-Khelaifi , quien había pasado meses reconstruyendo su reputación después de ser absuelto en un caso de soborno, filtre los planes a los funcionarios del fútbol europeo.

  • El PSG fue retirado de las conversaciones. El nuevo plan era darle al club francés 14 días para inscribirse en el proyecto después del anuncio.

  • Lo que molesto a Al-Khelaifi fue  cuando el aspirante a presidente de la nueva liga, Florentino Pérez del Real Madrid, le dijo a la televisión española que el PSG no había sido invitado.

  • Menos de 48 horas después de que se presentara la Superliga el domingo por la noche, el PSG se unió al coro de oposición de los políticos y el mundo del fútbol y precipitó su colapso antes de que alguien pateara un balón.

    Al-Khelaifi: “no resuelve los problemas que enfrenta actualmente la comunidad del fútbol, ​​sino que está impulsado por el interés propio” lo hizo en un comunicado el martes por la tarde.

 

  • Al final del día, los seis clubes ingleses, la mitad de la lista que había declarado su participación, habían abandonado el barco y solo quedaban los españoles e italianos.

  • Era un proyecto que llevaba tres años en desarrollo, tomó impulso en enero y luego fue respaldado por 4 mil millones de euros del banco estadounidense JPMorgan Chase & Co. Paul Barber, director ejecutivo del club Brighton de la Premier League inglesa: “No creo que haya habido un error de juicio más grande que este en la industria del deporte”

  • El objetivo era crear un grupo de 20 clubes en total para competir con la Liga de Campeones de la UEFA que pudiera garantizar partidos e ingresos en los próximos años.

  • Un deporte con salarios altos de los jugadores y tarifas de transferencia deslumbrantes, la pandemia ha exacerbado el estado lamentable de las finanzas de muchos clubes.

  • La razón era un modelo deportivo más estadounidense para traer más dinero de los Estados Unidos. Fue impulsado por Pérez en el Real Madrid y su aliado italiano, el presidente de la Juventus, Andrea Agnelli, y apoyado por los propietarios estadounidenses de clubes ingleses.

Nasser Al-KhelaifiPhotographer: Franck Fife/AFP/Getty Images
  • Ahora están sufriendo las consecuencias, que incluyen perder poder e influencias en sus ligas locales y en la UEFA.

  • El gobierno del Reino Unido está advirtiendo con nuevas regulaciones, con fanáticos rechazando, límites en los precios de las entradas y un examen de diferentes modelos de propiedad de clubes.

  • La Superliga de alguna forma había estado flotando durante mucho tiempo. Tampoco fue una sorpresa que una propuesta coincidiera con una decisión de la UEFA. Pero la forma en que se manejó aseguró una respuesta mordaz, según una persona involucrada en la operación de relaciones públicas.

  • Los propietarios de los clubes ingleses: Arsenal, Chelsea, Liverpool, Manchester City, Manchester United y Tottenham Hotspur, declinaron el proyecto.

  • La UEFA, amenazó con prohibir a los jugadores de los clubes participar en su competencia por selecciones nacionales. Y también la protesta se intensificó, tanto política como dentro del fútbol. El presidente francés, Emmanuel Macron, critico y elogió al PSG por no estar involucrado. La respuesta en el Reino Unido fue la más fuerte.

Florentino Perez, left, and Andrea Agnelli. Photographs: Getty ImagesGetty Images
  • Algunos ministros británicos estaban al tanto del plan a principios de semana, aunque el primer ministro Boris Johnson solo estuvo informado de la liga el domingo. Su gobierno puso toda su fuerza para derrotar el plan. 

  • B. Johnson tuiteó: “los clubes involucrados deben responder ante sus fanáticos y la comunidad futbolística en general antes de tomar cualquier paso”  y el lunes, el secretario de Cultura, Oliver Dowden, criticó el plan en el Parlamento.

  • El asesor principal de Johnson, Eddie Lister, dijo a los Emiratos Árabes Unidos en un viaje al Golfo que la participación del Manchester City dañaría la relación con el Reino Unido.

  • La reacción política asustó a los clubes ingleses y finalmente empujó a los dos primeros equipos, Manchester City y Chelsea.

  • La Premier League inglesa convocó una reunión virtual de emergencia para el martes. Asistieron los jefes de 14 clubes y los seis firmantes de la Superliga estuvieron ausentes. “En casi 25 años en el fútbol, ​​nunca había estado en una reunión donde hubiera tanta consistencia de puntos de vista sobre un tema y una condena total”, dijo Barber, presidente de Brighton.

  • Pero al final del túnel todo se desmoronaría.  El PSG había sido una atrapada necesaria de la Superliga. El club es el más grande de Francia, sus propietarios qataríes también dirigen la emisora ​​deportiva BeIN, y su presidente, Al-Khelafi, es influyente en la UEFA.

  • Su declaración causó revuelo. Esa noche, Barber se dirigía al estadio del Chelsea en Londres para el partido contra Brighton. Cientos de seguidores enojados del Chelsea se habían estado reuniendo desde temprano y el propietario ruso multimillonario Roman Abramovich se estaba inquietando.

A protest banner hangs outside Anfield Stadium in Liverpool on April 21.Photographer: Jon Super/AP Photo
  • Barber acordó hablar con la emisora ​​Sky pidiendo que Chelsea y los otros clubes rebeldes abandonen rápidamente y mitiguen el daño. La entrevista fue retirada. La noticia ya se filtraba a través de que Chelsea y Manchester City se estaban enfriando.

  • El Manchester City había entrado tarde en el proyecto y el club estaba preocupado de perderse si todos los otros grandes equipos de Europa se inscribían, según una persona familiarizada con las deliberaciones.

  • El problema del Chelsea era que Liverpool, Manchester United y Arsenal, todos con dueños estadounidenses, habían estado promocionando el plan durante meses y también necesitaba moverse rápido, dijo una persona familiarizada con el club.

  • Los portavoces de ambos clubes declinaron hacer comentarios. Sin embargo, la situación se había vuelto insostenible. Los eventos se multiplicaron. Una vez que el Manchester City se retiró, los funcionarios de la Superliga ya sabían que era insalvable.

  • Chelsea lo siguió. El Manchester United anunció la salida de Ed Woodward, su vicepresidente ejecutivo, antes de retirarse también. El presidente del Tottenham Hotspur, Daniel Levy, dijo que lamentaba la “ansiedad y el malestar” causado.

  • El miércoles por la mañana, el Atlético de Madrid español y los italianos también se retiraron. Solo dejó al Real Madrid y al Barcelona, ​​cuyos jefes han defendido el plan y prometieron impulsar una nueva liga de alguna forma. Ninguno de los 12 equipos se ha retirado de la empresa propietaria de la Superliga y está registrada en España.

  • Pero otros estaban celebrando. El primer ministro Johnson estaba en el número 10 de Downing Street cuando llegó la noticia de que todo se había derrumbado. Aunque él mismo no era un fanático del fútbol, ​​el primer ministro era consciente de la fuerza del sentimiento, y tal vez del elogio político de ponerse del lado del público del fútbol. “¡Gran victoria!” estalló,  “¡Gobierno popular!” Unido fue la más fuerte.

Chelsea supporters protest outside the club's stadium in London on April 20.Photographer: Rob Pinney/Getty Images
More Top Stories